10 comentarios en “El día que aprendí a respirar de nuevo”

  1. Enhora buena Maider.
    Cuando nos organizamos en el diálogo podemos dialogar con las personas, clientes, “pacientes”, ciudadanas a las que apoyamos y damos servicios.
    Toma de conciencia del diálogo, del proceso de enculturación ….como de la respiración… me ha encantado. Eskerrik asko ¡¡. Jorge

  2. Ariadna Escurriola Guillem

    Como todo lo que escribes, me ha encantado, me ha hecho reflexionar y también analizar cómo dialogo y sobre todo cómo actúo y cambio según la persona.
    Enhorabuena amiga!

    1. Ari, ¡qué bueno esto que cuentas! Y qué importante ser consciente de todas estas cosas que nos suceden. Gracias por compartirlo en este espacio.

  3. ¡¡Enhorabuena amiga!!
    Como siempre, abres pensamiento. Me ha fascinado la pregunta de “qué esperas del diálogo” y claro, ya sabes cómo funciono, si hay un enlace, tengo que leerlo…. Gracias por el viaje 😉

  4. Me ha encantado Maider! Para mi a respiración también es una fuente de inspiración, y exhalación si me permites el chiste ;). Bromas aparte, gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *